LAIA SANZ RECUPERA EL PULSO

  • Después de la hazaña de terminar tras el fuerte accidente que tuvo, los mecánicos del equipo han trabajado toda la noche para dejar el coche en condiciones para disputar la sexta etapa del Rally Dakar.

 

Empezar una etapa del Rally Dakar después de dar cinco vueltas de campana el día anterior no sólo es casi como un regalo de reyes milagroso, sino también una cuestión de fe.

Y eso es, precisamente, lo que ha sucedido gracias al espectacular trabajo realizado por los mecánicos del equipo ASTARA, que ha permitido a Laia Sanz y a su copiloto Maurizio Gerini completar la sexta jornada de competición sin ningún contratiempo.

De hecho, la mayor dificultad que se ha encontrado la piloto de KH-7 ha sido tener que sortear decenas de vehículos desde la 148ª posición de salida hasta cruzar la meta en 40º lugar, a casi 38 minutos del 1°.

La española se ha encontrado el terreno –principalmente arena y dunas– muy batido, húmedo y lleno de roderas, lo que no ha evitado que realizara un buen trabajo al volante, pero si ha limitado sus posibilidades de conseguir una buena clasificación de etapa –algo absolutamente previsible, dadas las circunstancias–.

“Hemos salido tan atrás que nos hemos encontrado las dunas llenas de trazas. Eso nos ha machacado un poco. Hemos apretado, pero en realidad estábamos yendo muy lentos y no avanzábamos lo que hubiéramos querido porque el terreno estaba muy lento. Pese a todo, estamos contentos porque podremos salir entre los 40 primeros, que es algo bueno. En cuanto al ritmo, hemos ido de menos a más”, cuenta Laia Sanz.

Para la catalana, el día ha empezado con la sorpresa de que cuando se ha levantado, todos los mecánicos del equipo aún estaban trabajando en su ASTARA 01 hasta que ha montado en él para iniciar la etapa.

Aparte del gran trabajo que hicieron Sergio Vallejo y Mario González, todo el equipo se ha volcado en echar una mano. Incluso los mecánicos de Carlos Checa, cuando terminaron de hacer su coche se pusieron también a trabajar en el mío. Han trabajado todos sin haber dormido absolutamente nada. No puedo más que agradecerles a todos ellos este esfuerzo, explicó antes de irse a su descanso.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *