UNA TRAVESÍA HISTÓRICA PARA EL MAULE

*Cruzando el Ramal Talca-Constitución en bicicleta. Una gran aventura realizada por dos deportistas en un encuentro con el ayer y el compromiso de preservación de esos hermosos parajes naturales

 

Por: Carlos Campos y Claudio Moraga, deportistas de Mountain Bike.

Colaboración: Jaime González Gamboa, docente Universidad de Talca.

 

MOTIVACIÓN

 

Iniciamos el proceso de preparación experimentando las rutas para Mountain Bike alrededor de Talca, entre ellas la que une Talca-Maule-Colín por los cerros, el clásico Linares de Perales, la Ruta que une Duao con San Clemente, Los Cristales, Lo Figueroa, etc.

Con estas experiencias nacieron las ganas de hacer una Ruta que fuera trascendental e histórica dentro de la región, surgiendo inapelablemente el Ramal Talca-Constitución.

Para ello, investigamos respecto a quienes habían hecho esta Ruta antes, por lo que logramos constatar que ésta fue realizada en 2014 y en 2016, pero en más de 1 día y con un trayecto diferente.

A partir de estos antecedentes, nuestro propósito fue cubrir la Ruta en 1 solo día y con ello conocer en profundidad el Valle del Maule, donde destacan la conjunción del Río Maule con el Río Claro y, por cierto, la belleza del escenario natural de nuestro territorio.

 

PREPARACIÓN

 

Uno de los desafíos más relevantes fue definir las estrategias que usaríamos para hacer la Ruta en 1 día, para lo cual tuvimos que calcular los tiempos y kilometraje para llegar desde Talca a Curtiduría, puesto que en este tramo existe un camino bien marcado que es paralelo al Ramal.

En este sentido, realizamos un entrenamiento que nos permitió saber que tardábamos 2 horas en llegar a Curtiduría por este camino, el que tiene un trecho muy complicado entre Corinto y Curtiduría, ya que el camino vehicular sube por los cerros a diferencia del Ramal que va en forma horizontal.

Originalmente tomaríamos la línea del tren en Curtiduría, no obstante, el entrenamiento nos permitió decidir que la mejor opción era llegar a la línea del tren en Corinto, para no hacer el desgaste por los cerros.

Otro aspecto importante que marcó el entrenamiento es que tomamos la sabia decisión de volver desde Curtiduría hasta Colín por la línea del tren, que son 22 kilómetros de la Travesía que vendría.

Con ello, practicamos cruces de puentes en bicicleta, promedio de velocidad, pedaleo sobre gravilla y tolerancia a los pinchazos, elementos que nos sirvieron para fortalecer nuestras estrategias y resistencia ante la Travesía que vendría.

Teníamos claro el kilometraje, pues de un total de 84 kilómetros por recorrer desde Talca a Constitución, decidimos hacer los primeros 25 kms. hasta Corinto por la Ruta de Las Tinajas que bordea por mano izquierda el Puente del Río Claro, por el Cerro de La Virgen.

Con estos antecedentes, pudimos decidir la mejor Ruta para poder lograr nuestro objetivo.

Junto a ello, conocer el horario del tren es un dato clave que nos permitió definir la hora estimada en que nos encontraríamos con el Buscarril tanto en la ida como en el regreso, lo que nos confirmó que este salía desde Constitución a Talca a las 8:30´ horas (AM) y regresaba desde Talca a las 15:00´ horas (PM).

 

TRAVESÍA

 

La aventura comenzó a las 7:20´ horas (AM) en Talca, el 21 de noviembre dl 2020 con provisiones para el día en nuestras mochilas, cámaras de repuesto, muchos parches y con líquido anti-pinchazos.

Tomamos el Puente del Cerro de La Virgen y doblamos a mano izquierda para seguir la Ruta de Las Tinajas hasta Corinto (Km. 25), donde nos subimos a la línea del tren.

Avanzamos por la línea del tren hasta Curtiduría (Km. 32) a las 9:30´ horas (AM), recorrido que es sencillo, porque los senderos están marcados por los lugareños que transitan por estos.

 

(Km. 32)

 

Hasta aquí el trayecto era conocido, porque fue parte de nuestro entrenamiento.

Luego, nos encontramos con 4 kilómetros de una áspera gravilla tediosa e incómoda, donde el camino comienza a encajonarse, obligándonos a pedalear sobre los durmientes.

Allí, antes de llegar a la Estación de FF CC de González Bastías escuchamos un sonido similar al motor de un auto que junto a la vibración de los rieles nos alertó de que el automotor se aproximaba, por lo cual nos desplazamos hacia el costado y a las 10:30´ horas (AM) nos encontramos con este.

 

(Km. 40)

 

Llegamos a las 11:30´ horas (AM). a González Bastías (Km 40) -estábamos casi en la mitad del trayecto- lo que respondía a nuestra programación, puesto que, para nosotros era fundamental atravesar el Puente “bancos de arena” antes de la 17:00´ horas (PM).

En esta Estación estuvimos 15 minutos donde descansamos, comimos y repusimos energías, para retomar el pedaleo hasta Toconey (Km 44), intervalo que se caracteriza por la belleza del Río, los bancos de arena y la avifauna, que contrastaba con una Ruta no exenta de dificultades, dadas por la alternación de la gravilla, el pedaleo por los durmientes y las interrupciones de puentes que hacían que la Ruta fuera más compleja.

 

(Km 44)

 

Arribamos a Pichamán (Km. 49) a las 11:45´ horas (AM) donde disfrutamos de una exquisita y reponedora merienda.

Nos encontramos con unos guallecanos que, dentro de una animada conversación nos reafirmaron que ya habíamos pasado la mitad del trayecto, pero más allá de ello, nos alentaron para concretar nuestra travesía.

 

(Km 49)

 

Retomamos un tramo similar en complejidades, avanzamos 10 kms hasta la Estación de FF CC de Forel (Km. 58), donde nos detuvimos a fotografiar un tren abandonado que llamó nuestra atención.

En este pasaje, nuestra mirada oscilaba entre una playa propicia para pasar unos días en un entorno bellísimo -que durante el S. XX fue clave para las actividades sociales de los trabajadores/as del ramal- y la sensación inexorable de un pueblo fantasma.

Un kilómetro más adelante (Km 59), aproximadamente a las 13:00´ horas, nos adentramos en un túnel de piedra (construido a fines del S. XIX), muy obscuro y húmedo, que nos sorprendió con el vuelo intempestivo de una Lechuza maulina.

 

(Km 58)

 

Posteriormente, abordamos el tramo entre Forel y Huinganes (Km 63) que no tenía gran extensión, pero desde nuestra percepción fue tan complejo como los tramos anteriores.

Un poco más adelante, 200 metros después del túnel, nos topamos con un puente ferroviario construido en la misma época que el primero, el cual sobresale por ser una construcción de piedra y por sus inmensos arcos.

En Huinganes descansamos en la Estación de FF CC, donde conocimos a su encargado que nos hidrató y, a su vez, nos adelantó de forma entusiasta la incomparable y refrescante brisa marina que se conjugaba con el aroma a pino de los bosques industriales.

 

(Km 63)

 

El pedaleo hacia Maquehua (Km 71) mezclaba un lento avance caracterizado por zarzamoras, durmientes, piños, piedras filosas, vacas y una suave pendiente que animaba nuestro pedaleo.

A esta Estación -destruida por el terremoto de 2010- llegamos a las 14:45´ horas (PM).  A estas alturas, junto con el cansancio físico producto de 7 horas y media de travesía, sentíamos que nuestro objetivo estaba más cerca.

Para asegurar nuestra llegada, comimos algo, para enfrentar el último tramo hacia nuestro destino.

En esta última parte, estimábamos que nos restaban 13 kilómetros para llegar, pasamos 3 puentes pequeños y en el kilómetro 80 estaba el puente “bancos de arena” al cual llegamos a las 16:10´ horas (PM).

Esto nos dio tranquilidad, pues sabíamos con certeza que podíamos cruzar sin inconvenientes.

El cruce del Puente -que tiene más de 100 metros- junto con aferrarnos a nuestras bicis- nos hizo recordar nuestro entrenamiento en el Puente de Colín, el que fue clave para tener la habilidad suficiente que nos permitió mantener el equilibrio sobre el riel, sin perder de vista nuestros pasos precisos sobre los durmientes.

Una vez cruzado el Puente, sentimos cada vez más cerca nuestro objetivo, aunque faltaban 3 kilómetros para llegar a la ciudad de Constitución.

Para ello, bordeamos la línea del tren cada vez más poblada y llegamos al Puente que va hacia Putú, donde pudimos celebrar con un fuerte apretón de manos la consolidación de un año de pedaleo por las Rutas del Maule.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Replies to “UNA TRAVESÍA HISTÓRICA PARA EL MAULE”

  1. Gracias por la nota. Es bueno y gratifocante encontrar sitios donde le dan cabida a otros deportes ..Olvidé mencionar a Jaime González Gamboa, docente U de Talca que nos ayudó en la redacción de la historia. Un abrazo y viva el pedal.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.